jueves, 26 de marzo de 2015

Casita / expositor de madera decorada con papel washi chiyogami


casita / expositor de madera decorada con papel washi chiyogami

Poco a poco mi colección de maneki-neko y kokeshis ha ido creciendo, y ya va siendo hora de hacerles un expositor como les corresponde, no os parece?


mi colección de maneki-neko busca hogar

Maneki-neko (招き猫),  también conocido como "gato de la suerte" o "gato de la fortuna", es una popular escultura japonesa, la cual se dice que trae buena suerte a su dueño. 

Las kokeshi son muñecas tradicionales japonesas, y se caracterizan por tener un tronco simple y una cabeza redondeada pintada con líneas sencillas para definir el rostro; el cuerpo tiene diseños florales y no poseen brazos ni piernas.



Así que cuando vi esta casita de madera en 100x100manualidades supe que este sería su próximo hogar.

La casita es de madera natural, y yo pensé en darle un toque oriental acorde con las figuritas que iban a acomodarse en ella. Así que decidí pintarla de blanco y forrar cada una de las "habitaciones" con un papel de chiyogami diferente.

Pero que tipo de papel es el chiyogami?

Chiyogami son los patrones tradicionales repetitivos que colorean papeles de origami, washi (papel japonés) y telas japonesas.

Podemos encontrar papel con estos estampados en tiendas de productos japoneses como Haiku en Barcelona o la cadena japonesa Muji.

Así que me puse manos a la obra!

Para este proyecto sólo necesitaremos:
  • La casita de madera 
  • Pintura acrílica blanca
  • rodillo de espuma
  • papeles de chiyogami de diferentes estampados
  • tijera
  • pegamento en barra extrafuerte

Lo primero de todo pintar la madera con dos capas de pintura para un buen acabado. Mejor si usamos un rodillo, conseguiremos un acabado mucho mas suave.


Una vez bien seco, escogemos diferentes papeles que combinen, pero que sean diferentes.


Luego tomamos medidas del interior y cortamos los papeles.


Pegamos los papeles con pegamento en barra extrafuerte. Y dejamos secar.

Y ya está!!!!

Solo queda colgarlo en la pared.

Y ya puede ser ocupada por sus nuevos ocupantes orientales.

Creo que les gusta mucho su nuevo hogar.



Si os ha gustado, me podéis seguir en:



Y recuerda que te puedes suscribir al blog:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario